Seguro que te ha pasado alguna vez. Vas a una tienda, ves unos preciosos zapatos amarillos y los compras. Te los pones un par de veces y... te cansas de ellos. Normalmente, cuando ocurren estas cosas, piensas que hubiera sido mejor elegir un color más básico con el que puedas...